Ir al contenido principal

Emociones perdidas.

Había pasado tantas noches soñando con aquello que por un momento, pensaba que seguía en el mundo de Morfeo. Lo tenía delante, inerte frente a ella y mirándola en silencio por miedo a estropear aquel momento. Lo había ensayado una y otra vez en su cabeza pero olvido cada una de las palabras que componían su discurso.

Quería decirle que la había salvado, que la había sacado de un prolongado fracaso emocional. Que había conseguido volver a dibujar una sonrisa en su cara ensombrecida y que ahora despertaba con ganas de afrontar la vida. Quería darle las gracias por soportar sus tonterías y enseñarle a disfrutar de las cosas pequeñas de cada día. 

No conseguía calcular cuanto tiempo llevaban sin hablar, mirándose a los ojos sin saber como reaccionar. Intuía por la nieve que caía sobre ellos, que el día era bastante frío. Pero ya no sentía temperatura alguna pues sus sentidos se habían concentrado en cada uno de los detalles que a el lo envolvían. Escuchaba su respiración e incluso la notaba en su cara cuando el la expulsaba.

Observaba con cautela el brillo que su mirada emanaba, cada curva que sus labios conformaban. Quería archivar cada lunar dibujado en su cara e intentaba interiorizar el tacto de sus dedos entrelazados. 

Sentía mas fuertes que nunca, los latidos que su corazón emitía. Quería preguntarle si estaba tan nervioso como el, si le intrigaba los pensamientos que bailaban en su mente y si quería descubrirlos realmente. Notaba que las manos y las piernas le temblaban pero no era capaz de adivinar si era el frío o los nervios quien le jugaba aquella mala pasada. 

Y como si el mundo hubiese cesado en su rotación, el corazón también se le paró o se le salió, no lo tenía demasiado claro. Para cuando quiso darse cuenta, sus ojos se habían apagado, sucumbiendo a la mano que el a sus pómulos había acercado. Sonreía relajada y sin prisa, su tacto analizaba. Dejaba sin resistencia que la acariciara y envuelta en aquella sensación, permitió encontrarse de repente rodeada por sus brazos. 

El tiempo pasaba lento y la nieve continuaba cayendo. Los copos recorrían sus mejillas enrojeciendolas más todavía. Volvieron a mirarse a los ojos para romper en una carcajada al ver sus narices sonrojadas. En aquel momento lo tuvieron claro. Ambos acercaron las cabezas hasta solo sentir el calor que sus respiraciones emanaban. Y como sincronizados por aquel momento, dejaron que sus labios se fundieran en su primer beso.

Fue lento, ninguno de los dos tenía prisa por que aquello terminará. Dejaron de nuevo que sus miradas se cruzaran, aun que siendo las mismas de siempre, habían adoptado otros matices. Hacía tanto tiempo que no experimentaba todas aquellas emociones que esta vez supo que eran de verdad, que ninguno de sus sueños había sido nunca tan real.

R.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nevera Solidaria

En un mundo que permite muros, que ensalza el racismo, defiende la desigualdad y acepta la ofensa como política de estado, hay personas que hacen de éste, un lugar mejor. Son personas que no ocupan las portadas de los periódicos, que se hacen camino a base de lucha, personas que nos hacen creer que no todo está perdido y que paso a paso, se puede llegar muy lejos. En esta semana en la que leer los periódicos invita a la lucha y a la reflexión, yo quiero hablar de un proyecto maravilloso, innovador y pionero; La Nevera Solidaria.
Una iniciativa de la Asociación de voluntarios y voluntarias del municipio de Galdakao, la GBGE (Galdakaoko Boluntarioen Gizarte Elkartea) que consiste en la ubicación de refrigeradores en la vía pública donde los comercios, o incluso particulares, puedan depositar los alimentos que suponen un excedente para ellos quedando así a disposición de todo aquel que lo quiera aprovechar, independientemente de su situación socioeconómica.
Es inaceptable que la mitad de …

Llegó la hora. Empieza el viaje.

Llegó la hora. Empieza el viaje, el camino de vuelta a casa. Nunca sé si debo usar la palabra “regreso”. Si alguna vez me fui, no he sido consciente de ello.
Una maleta, un billete de embarque, un pasaporte que me permite volver a casa. ¡Qué ironía!
Miedo. Nervios. Emoción. Un paisaje que respira dentro de mí, el olor inconfundible de la tierra mojada. No necesito ninguna excusa para volver. Llego y ya está. Tan fácil que me tiemblan la manos, me pesan los kilómetros, el tiempo y la distancia.
Bonita frase esa de <<mañana a estas horas ya estarás aquí>>. ¡Que vuele el tiempo! no, mejor no. Déjame saborear la espera, la melancolía del recuerdo que se hace eterno en la víspera de lo que está por llegar. Y lo que está por llegar soy yo, pero sois también vosotros y vosotras.
Para algunas personas será un reencuentro, para otras un primer saludo. El inicio de lo que un día serán Las cuatro esquinas de (mi, nuestro, vuestro) pasado.
Aún no he llegado y ya os estoy esperando.
Jueves …

Las cuatro esquinas de mi pasado

Cuando llega el momento de sacar a luz la historia en la que has vivido los últimos meses, aparece el miedo a la incertidumbre. El deseo de que la protagonista de tu nueva novela conquiste a quien generosamente le dedica su lectura. Llega el ansia incorregible por no defraudar, las ganas de que tu mundo sea comprendido y que aquello que te hizo llorar, quizás a otras personas les haga volar.

Llega el momento de publicar la nueva novela con la ilusión de llegar a las manos ya conocidas, pero también de abrir fronteras. De deshacerte de tu historia para compartir la percepción que el resto tiene de ella.

Llega el momento… y el momento llegó.

El sábado 4 de marzo a las cuatro de la tarde, sale a la venta “Las cuatro esquinas de mi pasado”. Empieza una nueva aventura de la mano de Elena Bas. Un libro de amaneceres, una canción, el baile de una ola. Una historia con sabor a sal.  

Si tuvieses la oportunidad de mirar frente a frente a tu pasado ¿Qué le dirías?

Cuando Elena Bas, se despertó una mañ…