Ir al contenido principal

Cambio de perspectiva


Hace unos años, cuando vivía en la Costa Brava, tenía la bonita costumbre de levantarme temprano y salir a pasear por el camí de ronda antes de ir a trabajar. Era un paseo corto, no llegaba a la hora, pero no creo que haya nada que ayude más a mi felicidad que el olor a eucalipto, el sol limpio de la mañana y el mar mediterráneo.
Cuando mi madre venía a visitarme, tampoco fallaba a su cita matinal por el antiguo camino del contrabando y mientras mirábamos el horizonte, llenándonos de belleza y cargadas de energía, un día me dijo:

          -  Si alguna vez decides marcharte de aquí, piensa bien dónde irás, porque es difícil superar tanta hermosura.

Parece que lo suyo, fue una profecía pues apenas seis meses después, estaba haciendo las maletas. Destino; Verona.
El primer día en la ciudad Italiana creo que perdí varios latidos del corazón… ¡cómo gestionar tanta belleza! Imposible diría. Han pasado casi tres años y aún no he conseguido acostumbrarme a vivir rodeada de maravillas.
- Te lo pones cada vez más difícil - dijo mi madre en su primera visita - ¿qué destino podría mejorar esta ciudad?

La Toscana - pensé, sin ir muy lejos. Había estado de vacaciones diez años atrás y recuerdo que siguiendo el perfume de una taza de chocolate caliente, llegué al Duomo de Firenze y me quedé, literalmente, muda.
    Pero volví a Florencia el mes pasado y nada era como yo lo recordaba. Todo seguía igual menos yo que no era la misma. Entre una visita y otra habían pasado lugares como Machu Pichu, el salar de Uyuni, Trinidad, Perito Moreno, Lanzarote, Córdoba, Cadaqués, el camí de ronda y Verona (entre otros). Mi perspectiva era distinta, mis expectativas mayores.

    Cuanto más viajo más difícil es sorprenderme igual que cuanto más leo, más le exijo a mi biblioteca personal. Puede que mi capacidad para asombrarme sea menor, pero estoy segura de que es mejor, pues la exigencia no es el placer de ser complacida, es el resultado de lo vivido. El Master de una vida.


Alaitz

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nevera Solidaria

En un mundo que permite muros, que ensalza el racismo, defiende la desigualdad y acepta la ofensa como política de estado, hay personas que hacen de éste, un lugar mejor. Son personas que no ocupan las portadas de los periódicos, que se hacen camino a base de lucha, personas que nos hacen creer que no todo está perdido y que paso a paso, se puede llegar muy lejos. En esta semana en la que leer los periódicos invita a la lucha y a la reflexión, yo quiero hablar de un proyecto maravilloso, innovador y pionero; La Nevera Solidaria.
Una iniciativa de la Asociación de voluntarios y voluntarias del municipio de Galdakao, la GBGE (Galdakaoko Boluntarioen Gizarte Elkartea) que consiste en la ubicación de refrigeradores en la vía pública donde los comercios, o incluso particulares, puedan depositar los alimentos que suponen un excedente para ellos quedando así a disposición de todo aquel que lo quiera aprovechar, independientemente de su situación socioeconómica.
Es inaceptable que la mitad de …

Llegó la hora. Empieza el viaje.

Llegó la hora. Empieza el viaje, el camino de vuelta a casa. Nunca sé si debo usar la palabra “regreso”. Si alguna vez me fui, no he sido consciente de ello.
Una maleta, un billete de embarque, un pasaporte que me permite volver a casa. ¡Qué ironía!
Miedo. Nervios. Emoción. Un paisaje que respira dentro de mí, el olor inconfundible de la tierra mojada. No necesito ninguna excusa para volver. Llego y ya está. Tan fácil que me tiemblan la manos, me pesan los kilómetros, el tiempo y la distancia.
Bonita frase esa de <<mañana a estas horas ya estarás aquí>>. ¡Que vuele el tiempo! no, mejor no. Déjame saborear la espera, la melancolía del recuerdo que se hace eterno en la víspera de lo que está por llegar. Y lo que está por llegar soy yo, pero sois también vosotros y vosotras.
Para algunas personas será un reencuentro, para otras un primer saludo. El inicio de lo que un día serán Las cuatro esquinas de (mi, nuestro, vuestro) pasado.
Aún no he llegado y ya os estoy esperando.
Jueves …

Las cuatro esquinas de mi pasado

Cuando llega el momento de sacar a luz la historia en la que has vivido los últimos meses, aparece el miedo a la incertidumbre. El deseo de que la protagonista de tu nueva novela conquiste a quien generosamente le dedica su lectura. Llega el ansia incorregible por no defraudar, las ganas de que tu mundo sea comprendido y que aquello que te hizo llorar, quizás a otras personas les haga volar.

Llega el momento de publicar la nueva novela con la ilusión de llegar a las manos ya conocidas, pero también de abrir fronteras. De deshacerte de tu historia para compartir la percepción que el resto tiene de ella.

Llega el momento… y el momento llegó.

El sábado 4 de marzo a las cuatro de la tarde, sale a la venta “Las cuatro esquinas de mi pasado”. Empieza una nueva aventura de la mano de Elena Bas. Un libro de amaneceres, una canción, el baile de una ola. Una historia con sabor a sal.  

Si tuvieses la oportunidad de mirar frente a frente a tu pasado ¿Qué le dirías?

Cuando Elena Bas, se despertó una mañ…