Ir al contenido principal

¿Quién hace la justicia?


Una pareja de recién casados espera la llegada de su primer/a hijo/a. La mujer, embarazada de tres meses, regresa a casa después de trabajar cuando un joven de veintidós años se salta un semáforo en rojo y la embiste.
El conductor del vehículo, al ver que la joven de treinta y dos años ha salido disparada de la moto que conducía y ha quedado tendida, inmóvil sobre el asfalto, se da a la fuga. Para cuando llega la ambulancia, no hay nada que hacer, Roberta ha fallecido.

Pasan varios días hasta que la policía, gracias al visionado de las distintas cámaras de seguridad de la zona, descubre la matrícula del coche pirata y detiene al conductor, acusado de homicidio imprudente y omisión de socorro. El joven de veintidós años, sobrio y voluntario de una ONG local, queda enseguida en libertad con cargos. Al carecer de antecedentes penales y tener una buena conducta para con la sociedad, no pasa ni un solo día en prisión.

El viudo no tiene más remedio que ver al asesino de su mujer a diario. En el bar, en el supermercado, en la plaza del pueblo…  Cada vez que ambos se cruzan, (al parecer) el conductor pirata levanta la cabeza y presume de no haber entrado en prisión, el marido decide encerrarse en casa para no verlo más. Hasta que un día, siete meses después del “accidente” se dirige al bar del pueblo, donde sabe que encontrará al joven que mató a su mujer y dispara hasta matarlo. Se dirige después al cementerio, apoya la pistola sobre la tumba de Roberta y se entrega en la comisaría local. Lo único que dice a los policías que le atienden es:
  • Se ha hecho justicia.

(Vasto, Italia. Entre Julio 2016 y Febrero 2017)



¿Quién hace la justicia? ¿Qué diferencia la justicia de la venganza?

Alaitz Arruti

Comentarios

  1. Durísima situación la verdad, que hace nos planteemos, como personas en sociedad y como sociedad en conjunto algunas cuestiones tales como la necesidad de reparar un daño producido por mucho que ese daño no sea punible por la ley.
    Son necesarias algunas reglas (leyes) que regulen la manera en que debemos comportarnos como conjunto humano, si, pero al tiempo, comprendo la reacción de quien, habiéndole arrebatado de manera injusta y sin sentido a una persona fundamental en su vida, toma el papel de justiciero para imponer, según él, un orden necesario que el sistema no ha podido o sabido poner. ¿Venganza..... o reparación de las fallas del sistema? Tengo en la cabeza bien claro lo que yo haría en esa situación que espero no me toque vivir jamás.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nevera Solidaria

En un mundo que permite muros, que ensalza el racismo, defiende la desigualdad y acepta la ofensa como política de estado, hay personas que hacen de éste, un lugar mejor. Son personas que no ocupan las portadas de los periódicos, que se hacen camino a base de lucha, personas que nos hacen creer que no todo está perdido y que paso a paso, se puede llegar muy lejos. En esta semana en la que leer los periódicos invita a la lucha y a la reflexión, yo quiero hablar de un proyecto maravilloso, innovador y pionero; La Nevera Solidaria.
Una iniciativa de la Asociación de voluntarios y voluntarias del municipio de Galdakao, la GBGE (Galdakaoko Boluntarioen Gizarte Elkartea) que consiste en la ubicación de refrigeradores en la vía pública donde los comercios, o incluso particulares, puedan depositar los alimentos que suponen un excedente para ellos quedando así a disposición de todo aquel que lo quiera aprovechar, independientemente de su situación socioeconómica.
Es inaceptable que la mitad de …

Llegó la hora. Empieza el viaje.

Llegó la hora. Empieza el viaje, el camino de vuelta a casa. Nunca sé si debo usar la palabra “regreso”. Si alguna vez me fui, no he sido consciente de ello.
Una maleta, un billete de embarque, un pasaporte que me permite volver a casa. ¡Qué ironía!
Miedo. Nervios. Emoción. Un paisaje que respira dentro de mí, el olor inconfundible de la tierra mojada. No necesito ninguna excusa para volver. Llego y ya está. Tan fácil que me tiemblan la manos, me pesan los kilómetros, el tiempo y la distancia.
Bonita frase esa de <<mañana a estas horas ya estarás aquí>>. ¡Que vuele el tiempo! no, mejor no. Déjame saborear la espera, la melancolía del recuerdo que se hace eterno en la víspera de lo que está por llegar. Y lo que está por llegar soy yo, pero sois también vosotros y vosotras.
Para algunas personas será un reencuentro, para otras un primer saludo. El inicio de lo que un día serán Las cuatro esquinas de (mi, nuestro, vuestro) pasado.
Aún no he llegado y ya os estoy esperando.
Jueves …

Las cuatro esquinas de mi pasado

Cuando llega el momento de sacar a luz la historia en la que has vivido los últimos meses, aparece el miedo a la incertidumbre. El deseo de que la protagonista de tu nueva novela conquiste a quien generosamente le dedica su lectura. Llega el ansia incorregible por no defraudar, las ganas de que tu mundo sea comprendido y que aquello que te hizo llorar, quizás a otras personas les haga volar.

Llega el momento de publicar la nueva novela con la ilusión de llegar a las manos ya conocidas, pero también de abrir fronteras. De deshacerte de tu historia para compartir la percepción que el resto tiene de ella.

Llega el momento… y el momento llegó.

El sábado 4 de marzo a las cuatro de la tarde, sale a la venta “Las cuatro esquinas de mi pasado”. Empieza una nueva aventura de la mano de Elena Bas. Un libro de amaneceres, una canción, el baile de una ola. Una historia con sabor a sal.  

Si tuvieses la oportunidad de mirar frente a frente a tu pasado ¿Qué le dirías?

Cuando Elena Bas, se despertó una mañ…