Rebeca Serrano: Periodista & Alaitz Arruti: Escritora

domingo, 12 de febrero de 2017

Permítete en ocasiones no ser feliz, para poder serlo muchas otras.

Dedicamos una vida entera a buscar algo que ni siquiera muchas personas se han parado a pensar que es. Nos han dicho que hemos venido a este mundo a ser felices, pero no nos han dicho qué es o como se consigue. 

A veces por falta de información, ignorancia o simplemente porque creemos ciegamente que es así como conseguiremos encontrarla, las personas, empezamos a generar listas, físicas o mentales, de todo aquello que pensamos que nos hará felices. Y si nuestros sueños o deseos se ven frustrados, nos sumimos en una tristeza en la que vemos casi inalcanzable terminar nuestra búsqueda.

Pero nunca nos han dicho que la felicidad no es material, que la felicidad no es continua y que para poder apreciarla también tenemos que tener y permitirnos malos momentos. Porque la felicidad no se mide en las cosas que tenemos, ni siquiera en las veces que sonreímos. La felicidad se aprecia en esos momentos en los que no estamos pensando en absolutamente nada mas que en vivir ese preciso instante, esas situaciones que nos hacen vibrar, en las que estamos a gusto con nosotrxs mismxs y con todo lo que nos rodea. Esos ratos en los que no piensas que harás luego, o mañana o en un futuro. En los que no necesitas absolutamente nada más.

Es imposible ser durante días, semanas o meses enteros, con todas sus horas completas, totalmente feliz. Las preocupaciones forman parte de la vida y del día a día. Dentro de una temporada feliz, también puede haber días de flaqueza, momentos bañados en lágrimas. La clave está en hacer un balance, dar más o menos importancia a unas cosas u otras y pensar en si necesitas algo más para completar aquello que buscas. Pero permítete caer también de vez en cuando. Permítete equivocarte. Y piensa, que sin esos peores momentos, nunca sabríamos qué es la felicidad, no podríamos valorarla o apreciarla.

Encuentra cada día algo con lo que disfrutar, algo que te haga sonreír y recordarte por que estás aquí

R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada