Ir al contenido principal

Des - etiquétame

         
A veces creo que, hablar tanto de igualdad es lo que nos acaba separando tanto a las personas y hacer que unos colectivos u otros sean discriminados. No hablo solo de igualdad entre hombres y mujeres. Hablo de igualdad de género sí, pero también de igualdad de razas, de creencias o religiones, de inclinación sexual, partido político, complexión física, poder adquisitivo y en general, todo aquello que puede dividir a un grupo de personas.

         En realidad, lo que somos, como somos, el color que tenemos, en que creemos o dejamos de creer o lo que nos gusta o nos atrae, no son más que características que componen cada persona. Es algo que nace con nosotros, que determina quien somos, pero nunca, lo que somos. Por que si algo tenemos en común, es que todxs somos de la misma especie: la raza humana.

         No quiero relacionarme con gente de derechas o izquierdas, blancxs o negrxs, hombres o mujeres, católicxs, musulmanes o atexs, heteros, homosexuales, bisexuales. Todo eso, no tiene ninguna importancia. Obviamente, no vas a poder compartir momentos agradables con alguien que piensa o actúa hiriendo algo que forma parte de ti como puede ser el género o la raza. Pero lo que quiero decir, es que estamos rodeadxs y nos relacionamos con personas, mucho más allá de todo lo que ya he nombrado.

         Y lo que creo es que, muchas veces, el hablar tanto de “tratar con igualdad” a alguien que tiene o un color diferente, o un gusto diferente, o un género diferente al nuestro, ya está marcando la diferencia. Tener que pensar en “tratar de forma igualitaria” hace que no lo percibas como igual. Etiquetar a cada persona, dentro de un grupo social hace que la sociedad se divida.

         No existen dos seres iguales en este planeta. No somos iguales, eso está claro. Pero repito, todxs somos lo mismo. Creo que deberíamos dejar de fijarnos o pensar en cosas tan superficiales y centrarnos en conocernos. Quizá no compartas ideas políticas, color de piel o gustos musicales. Pero puede que la persona que tengas en frente te haga reír como nadie. O que le guste el mismo tipo de películas que a ti.

         Existen mil temas en el mundo que puedan unir a personas aparentemente tan diferentes en sí. Porque todxs respiramos, sentimos, vivimos a contrareloj, tenemos preocupaciones. No existen diferentes colectivos. Todxs formamos parte de un único colectivo y sin embargo, nos empeñamos en hacer distintivos. Ni tu género, color de piel, creencias, inclinación sexual o poder adquisitivo van a cambiar de cómo llegaste y como te irás de este mundo.



         Por eso quiero que dejen de tratarme como a una mujer, una blanca o cualquier otro adjetivo de los anteriores, para empezar a ser tratada como una persona, con sus gustos, creencias, ideologías y aficiones particulares. Y ojalá llegue ese día en el que todxs somos iguales, con nuestras pequeñas diferencias que lo único que implican, es que nos hacen unicxs.

R.

Comentarios

  1. No sabes Rebeca la razón que tienes. Contra más hablamos de las cosas creo que en vez de solucionarlo simplemente nos enemistamos más y marcamos más las diferencias. Creo además que gran parte de esto la tiene la prensa que crea odio porque los sentimientos venden.

    Mujeres que dicen que los opresores son los hombres, cuando para ser machista no tienes que ser de un genero. Que los "negros" son agresivos, casualidad que yo conozco proporcionalmente más blancos que negros que lo son. Que los cristianos son los buenos, cuando hay curas que violan. Que los musulmanes son terroristas, cuando quitando una minoría el resto son bellisimas personas.

    Nos tienen a todos engañados con tal de vender. Dejemos de odiar por ser distintos y vivamos por ser iguales.

    RyG.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nevera Solidaria

En un mundo que permite muros, que ensalza el racismo, defiende la desigualdad y acepta la ofensa como política de estado, hay personas que hacen de éste, un lugar mejor. Son personas que no ocupan las portadas de los periódicos, que se hacen camino a base de lucha, personas que nos hacen creer que no todo está perdido y que paso a paso, se puede llegar muy lejos. En esta semana en la que leer los periódicos invita a la lucha y a la reflexión, yo quiero hablar de un proyecto maravilloso, innovador y pionero; La Nevera Solidaria.
Una iniciativa de la Asociación de voluntarios y voluntarias del municipio de Galdakao, la GBGE (Galdakaoko Boluntarioen Gizarte Elkartea) que consiste en la ubicación de refrigeradores en la vía pública donde los comercios, o incluso particulares, puedan depositar los alimentos que suponen un excedente para ellos quedando así a disposición de todo aquel que lo quiera aprovechar, independientemente de su situación socioeconómica.
Es inaceptable que la mitad de …

Llegó la hora. Empieza el viaje.

Llegó la hora. Empieza el viaje, el camino de vuelta a casa. Nunca sé si debo usar la palabra “regreso”. Si alguna vez me fui, no he sido consciente de ello.
Una maleta, un billete de embarque, un pasaporte que me permite volver a casa. ¡Qué ironía!
Miedo. Nervios. Emoción. Un paisaje que respira dentro de mí, el olor inconfundible de la tierra mojada. No necesito ninguna excusa para volver. Llego y ya está. Tan fácil que me tiemblan la manos, me pesan los kilómetros, el tiempo y la distancia.
Bonita frase esa de <<mañana a estas horas ya estarás aquí>>. ¡Que vuele el tiempo! no, mejor no. Déjame saborear la espera, la melancolía del recuerdo que se hace eterno en la víspera de lo que está por llegar. Y lo que está por llegar soy yo, pero sois también vosotros y vosotras.
Para algunas personas será un reencuentro, para otras un primer saludo. El inicio de lo que un día serán Las cuatro esquinas de (mi, nuestro, vuestro) pasado.
Aún no he llegado y ya os estoy esperando.
Jueves …

Las cuatro esquinas de mi pasado

Cuando llega el momento de sacar a luz la historia en la que has vivido los últimos meses, aparece el miedo a la incertidumbre. El deseo de que la protagonista de tu nueva novela conquiste a quien generosamente le dedica su lectura. Llega el ansia incorregible por no defraudar, las ganas de que tu mundo sea comprendido y que aquello que te hizo llorar, quizás a otras personas les haga volar.

Llega el momento de publicar la nueva novela con la ilusión de llegar a las manos ya conocidas, pero también de abrir fronteras. De deshacerte de tu historia para compartir la percepción que el resto tiene de ella.

Llega el momento… y el momento llegó.

El sábado 4 de marzo a las cuatro de la tarde, sale a la venta “Las cuatro esquinas de mi pasado”. Empieza una nueva aventura de la mano de Elena Bas. Un libro de amaneceres, una canción, el baile de una ola. Una historia con sabor a sal.  

Si tuvieses la oportunidad de mirar frente a frente a tu pasado ¿Qué le dirías?

Cuando Elena Bas, se despertó una mañ…